Mercantil

< Volver

Tema: Contratos - Arrendamientos

Contrato de arrendamiento de temporada
Tamaño del archivo:
35kB

# Páginas:
4

Contrato de arrendamiento de temporada

Arrendamiento de temporada   

Los arrendamientos de temporada son aquellos en los que la vivienda se arrienda por una temporada determinada (verano, curso académico…), y no para satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario.

Arrendamiento para uso distinto de vivienda

La Ley de Arrendamientos Urbanos distingue entre arrendamientos de vivienda y arrendamientos para uso distinto del de vivienda:

  • Vivienda. Arrendamiento de vivienda es aquel que recae sobre una edificación habitable y cuyo destino primordial es satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario.

  • Uso distinto. En cambio, los arrendamientos para uso distinto del de vivienda son aquellos que recaen sobre una edificación, pero cuyo destino primordial no es satisfacer la necesidad permanente de vivienda. Entre estos arrendamientos se encuentran los alquileres de fincas urbanas celebrados por temporada, sea ésta de verano o cualquier otra.

Pactos

Los alquileres de temporada se rigen por las condiciones que pacten las partes. Por tanto, no se aplica el plazo mínimo obligatorio de tres años que establece la ley para los arrendamientos de vivienda, y las partes tienen libertad para pactar la duración del contrato (por ejemplo: durante los meses de verano o durante un curso académico).

Otras cuestiones que se deben pactar son las siguientes:

  • Renta y fianza. El importe de la renta a satisfacer por el arrendatario y la fianza que éste debe entregar al arrendador.

  • Gastos. Los gastos que asume el arrendatario.

  • Obras. También es habitual pactar una prohibición expresa de que el arrendatario realice obras en el inmueble, si el arrendador no lo autoriza previamente por escrito.  

Realmente de temporada  

En todo caso, no basta con denominar a un contrato “alquiler de temporada” para que a éste no se le aplique el plazo mínimo obligatorio de tres años y el resto de nomas de los arrendamientos de vivienda.

Si la vivienda se arrienda para que el arrendatario establezca en ella su vivienda habitual y permanente, existirá un alquiler de vivienda, y no de temporada (aunque el contrato se denomine “de temporada” y sea cual sea la duración pactada).

Por esa razón, es aconsejable asegurarse de que el arrendatario no alquila la vivienda para establecer en ella su vivienda habitual, sino para residir de forma transitoria. A tal fin, es conveniente recoger en el contrato una manifestación del inquilino en ese sentido, especificar la causa de la temporalidad (por ejemplo, un traslado temporal por razón de estudios) e indicar cuál es la residencia habitual del arrendatario.

Normativa aplicable

Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos. Artículos 3 y 29 a 35.

© INDICATOR | Lefebvre - El Derecho, S.A. • Avenida Diagonal 415, 1ª planta • 08008 Barcelona • NIF A79216651 • Tel: 902 22 64 60 • Fax: 902 22 64 61 • servicio.clientes@indicator.eswww.indicator.es